V CONGRESO AMERICANO MISIONERO

Es un gran acontecimiento misionero, un tiempo de gracia, para vivir un nuevo Pentecostés, donde se propicia una reflexión misionológica de la vida y situación de la Iglesia en el continente, pero también busca proyectar compromisos y acciones pastorales en clave misionera para ayudar a las Iglesias locales en su conversión pastoral. 

Bolivia es la sede del V Congreso Americano Misionero previsto para julio del año 2018, en Santa Cruz de la Sierra, en los últimos meses las distintas comisiones y la dirección general vienen fortaleciendo el proceso de preparación rumbo a este acontecimiento eclesial.

 

Objetivo general del Congreso

Fortalecer la identidad y el compromiso misionero Ad Gentes de la Iglesia en América, para anunciar la alegría del Evangelio a todos los pueblos, con particular atención a las periferias del mundo de hoy y al servicio de una sociedad más justa, solidaria y fraterna.

Lema: ¡América en misión, el Evangelio es alegría!

Tema: La alegría del Evangelio, corazón de la misión profética, fuente de reconciliación y comunión.

 

La Cruz Misionera

Que hace memoria a una acción evangelizadora, fiel al mandato del Señor, y hoy continua inspirando la evangelización de los pueblos, anima nuestra espiritualidad misionera, ella expresa el amor sin límites de Cristo por la salvación de la humanidad. La Cruz guía el anuncio Jesús y su Evangelio. La Cruz y el Evangelio anunciado por los misioneros ha ido configurando la fe cristiana en las culturas de América. El Congreso Misionero Americano es una oportunidad para conocer mejor la historia de la Evangelización en cada uno de nuestros países; conocer la primera evangelización, los proyectos y métodos misionales empleados, las principales figuras que sobresalen por su celo apostólico, por su santidad y por su amor a nuestra gente.

 

Bienaventurada Nazaria Ignacia (1889-1943) Misionera de la Iglesia en Bolivia

Las reliquias de la Beata Nazaria Ignacia: Mujer de Iglesia en el corazón del pueblo, que dijo SI al llamado del Señor desde una vocación especifica MISIONERA. En su vida no tuvo otra pasión que la Misión. Por eso desde Oruro fundó por gracia de Dios una congregación, con el deseo de que todos conocieran al Señor. La Iglesia la presenta como mujer profetisa de la Nueva Evangelización; efectivamente la espiritualidad de Nazaria Ignacia en su teología y en su práctica, fue un presagio y un anticipo de lo que hoy entendemos como Nueva Evangelización. Movida por su ansia apostólica, se propuso “bajar a la calle” , encontrar a los enfermos y marginados, solidarizándose con ellos, ayudarles, sobre todo a los hermanos cubiertos por las llagas de las necesidades materiales como el pobre Lázaro del Evangelio (cf. Lc 16, 21), pero principalmente para llevarlos a Dios. Nazaria Ignacia entiende que seguir a Jesús es una entrega continúa sin pausas, ni medida. Con alma misionera inicia un grupo de oración, que ama mucho al Señor; y con anhelo de ganarle corazones. Se propone convertir a muchos con la oración, el sacrificio y el buen ejemplo. Entendiendo que no se es misionera “sin abrazar la Cruz”. Esta intensa laceración, la llevó a ofrecerse como víctima por la vocación de los sacerdotes y por el pueblo boliviano. En este tiempo clama su alma: “Cuando la Cruz cae en brazos abiertos de quien la recibe, en vez de maderos que aplastan, se convierten en alas que elevan”.

Ejes temáticos:

 Evangelio:

Lo que anuncia el misionero nace de ese primer contacto con el Evangelio –como anuncio kerygmático vital- y vuelve a él como fuente que dinamiza su vida cotidiana.

Alegría:

La Alegría es fruto de la experiencia de encuentro personal con Cristo y lleva a Dios. De ahí surge el discipulado, el seguimiento de Jesús y la renovación de nuestra vida, por la acción del Espíritu para vivir la comunión con el Padre.

Comunión y Reconciliación:

El fin principal de la evangelización y de la acción misionera de la Iglesia, es lograr la comunión del hombre con Dios, y de los hombres entre ellos: el amor de Dios y el amor del prójimo. A su vez la comunión hace posible una evangelización creíble y eficaz. Evangelizar es anunciar el amor, principio y causa de la comunión y reconciliación a todos los niveles: religioso, familiar, social, político, económico. No hay fuerza más poderosa que el amor para lograr la paz, el perdón, la solidaridad, la justicia y todas las virtudes sociales y cristianas que hacen la comunión con Dios y con el prójimo.

Misión y el Profetismo:

Misionariedad. Refiere al “mandato confiado por Jesús a los Apóstoles de ser sus «testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hch. 1,8), no como un aspecto secundario de la vida cristiana, sino como un aspecto esencial: todos somos enviados por los senderos del mundo para caminar con nuestros hermanos, profesando y dando testimonio de nuestra fe en Cristo y convirtiéndonos en anunciadores de su Evangelio. ”La acción evangelizadora de la Iglesia debe enfrentarse con una cultura post-moderna, que tiene a menudo posiciones y referencias fuera de los valores propuestos por el Evangelio. También llama la atención el hecho de que la religiosidad de la post modernidad y del mundo globalizado, con su exuberancia, sincretismo, individualismo y una cierta lógica de mercado, exige un nuevo orden de la acción evangelizadora de la Iglesia Católica, que tenga en cuenta esta realidad y, al mismo tiempo, presente con claridad la propia propuesta y afirme la identidad cristiana católica.

Himno oficial del V CAM

Trìpico del V CAM

OMP EN EL MUNDO

IAM -COLOMBIA

VII Congreso Nal. Infancia y Adolescencia Misionera

Visita Papa 2017

Contáctenos

Transversal 28B n.º 36 70

PBX: +57 1 244 2070

 

Horarios de atención:

De lunes a viernes:

7: 30 a.m a 12:30 m./ 1:30 p.m. a 5:00 p.m. 

  [email protected]